Juan Ramón Jiménez: “¡Qué triste es amarlo todo sin saber lo que se ama!”

Juan Ramón vivía su mundo “en soledad”, según sus propias palabras. Por ello, es el prototipo de poeta consagrado por entero a su obra. Ningún otro quehacer pudo distraerle de su obsesiva creación y estuvo siempre entregado a una persecución exigente e inacabable de belleza. Cada vez se sintió más despegado de la vida pública (problemas económicos, profesionales, políticos). 

«Yo tengo escondida en mi casa, por su gusto y el mío, a la Poesía.

Y nuestra relación es la de los apasionados».

“A LA MINORÍA, SIEMPRE”

Es la suya, en efecto, un caso de poesía minoritaria, de dificultad y selección creciente. Su idea de la poesía está presidida por: sed de belleza, sed de conocimiento y sed de eternidad. Por ello, decía Juan Ramón que su Poesía, aparte de Belleza, era también un modo de Conocimiento, de «inteligencia» agudísima y de penetración en la esencia de las cosas.  Un camino hacia las últimas verdades.

 TRAYECTORIA POÉTICA 

En la poesía de Juan Ramón Jiménez hay una constante búsqueda de evolución. Por eso, decimos que su obra resume los caminos recorridos por la poesía española desde el Modernismo hacia nuevas formas.  En esa trayectoria ininterrumpida, suelen distinguirse varias etapas, siguiendo declaraciones del propio autor.

Vino, primero, pura,

vestida de inocencia.

Y la amé como un niño.

 

Luego se fue vistiendo

de no sé qué ropajes.

Y la fui odiando, sin saberlo.

 

Llegó a ser una reina,

fastuosa de tesoros… 


¡Qué iracundia de

yel y sin sentido!

 

… Mas se fue desnudando.

Y yo le sonreía.

 

Se quedó con la túnica

de su inocencia antigua.

Creí de nuevo en ella.

 

Y se quitó la túnica, 

y apareció desnuda toda…

¡Oh pasión de mi vida, poesía

desnuda, mía para siempre!

 

Según estos versos, su trayectoria habría pasado por las siguientes etapas: 


1) Poesía sencilla, «inocente», en sus comienzos.

2) Poesía envuelta en los «ropajes del Modernismo».  


3) Etapa de depuración progresiva, hacia una nueva sencillez.  


4) «Poesía desnuda», definitivamente depurada de las galas modernistas.

Mucho más tarde, Juan Ramón reducía su evolución a las TRES ETAPAS siguientes: 


 1) Época sensitiva. Desde sus comienzos hasta 1915, aproximadamente. 


 2) Época intelectual. Se inicia con el Diario de un poeta recién casado, 1916, y se prolongaría hasta que abandona España en 1936. 


 3) Época «suficiente» o «verdadera», según sus propias palabras. Desde 1936 hasta su muerte.

  • Características de la poesía de Juan Ramón Jiménez en sus diferentes etapas. 

  • Selección de poemas: 

Adolescencia: http://www.palabravirtual.com/index.php?ir=ver_voz1.php&wid=2703&p=Juan%20Ram%F3n%20Jim%E9nez&t=Adolescencia&o=Rafael%20de%20Penagos

Platero y yo: http://www.epdlp.com/texto.php?id2=750

El primer poema de este documento es de la etapa modernista. En éste otro todos los poemas pertenecen a a la etapa de su “poesía desnuda”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s