Los textos argumentativos

El texto argumentativo tiene como objetivo expresar opiniones o rebatirlas con el fin de convencer al receptor. La finalidad puede ser, por tanto, probar o demostrar una idea (o tesis), refutar la contraria o bien persuadir al receptor sobre determinados comportamientos, hechos o ideas.

Es muy habitual encontrar la argumentación combinada con la exposición. Sin embargo, mientras la exposición se limita a mostrar, la argumentación intenta demostrar, convencer o cambiar ideas. Por ello, en un texto argumentativo además de la función apelativa presente en el desarrollo de los argumentos, aparece la función referencial, en la parte en la que se exponen datos para apoyar los diferentes argumentos.

* Recuerda las funciones del lenguaje que vimos en la 1ª evaluación. 

 

¿Dónde encontramos textos argumentativos?

  • En nuestra vida cotidiana. De manera oral, aparecen en debates,conversaciones (por ejemplo, cuando intentas convencer a un amigo para hacer algo), discursos, etc. También son textos argumentativos los anuncios publicitarios, que utilizan no solo la comunicación verbal sino también la no verbal (iconos).
  • En los medios de comunicación. La televisión, la radio y la prensa escrita nos muestran a diario diferentes formatos de argumentación, tales como tertulias,  las cartas al director, los artículos y las columnas de opinión, los editoriales de los periódicos, etc.
  • Los ensayos son textos argumentativos.
  • Textos administrativos: Las instancias y las reclamaciones.

 

ELEMENTOS DE LA ARGUMENTACIÓN

 

  • Introducción: se presenta el tema y se intenta captar la atención del receptor.
  • Opinión o tesis: es la declaración de un punto de vista personal del emisor sobre un asunto determinado.
  • Argumentos: razones o pruebas que el autor del texto presenta para defender su tesis.
  • Conclusión: parte final del texto que se cierra reafirmando la tesis y resumiendo los argumentos.

 

LA ESTRUCTURA EN LOS TEXTOS ARGUMENTATIVOS

El texto argumentativo suele organizar el contenido en tres apartados: introducción, desarrollo o cuerpo argumentativo, y conclusión.

La INTRODUCCIÓN suele partir de una breve exposición (llamada “introducción o encuadre”) en la que el argumentador intenta captar la atención del destinatario y despertar en él una actitud favorable.

El DESARROLLO. Los elementos que forman el cuerpo argumentativo se denominan pruebas, inferencias o argumentos y sirven para apoyar la tesis o refutarla.

En función del orden de los elementos y del lugar donde aparece la tesis o idea que defiende el autor, diferenciamos fundamentalmente dos TIPOS DE ESTRUCTURAS:

  • Analítica o deductiva: primero se expone la tesis y a continuación los argumentos que la defienden. (De lo general a lo particular.)

Tesis —– Argumentos

  • Sintética o inductiva: se comienza exponiendo los argumentos y la tesis aparece al final del texto. (De lo particular a lo general.)

Argumentos—– Tesis

TIPOS DE ARGUMENTOS

Las razones o argumentos que un emisor aporta en un texto para defender su tesis pueden ser de diferentes tipos.

  • Argumento de datos: Se aportan cifras u otras informaciones objetivas.

“Casi el 80% de los encuestados no diferencia entre amigo y amistades.”

  • Argumento de hechos: Se citan hechos o acontecimientos que sirven de prueba, pues mantienen una relación de causa o efecto con la afirmación que sostienen.

“Se hace un uso corriente y general del término amigo.”

  • Argumento de ejemplos: Se trata de casos concretos y ciertos que se presentan como prueba para confirmar o negar una afirmación.

“Lo cierto es que muchos sectores laborales están vedados a las mujeres. Es revelador, por ejemplo, que en las compañías aéreas el puesto de piloto comercial esté reservado en exclusiva para los hombres, mientras que mayoritariamente son las mujeres quienes sirven la comida y el café a los pasajeros.”

  • Argumento de autoridad: Son citas de afirmaciones de personas o de instituciones de prestigio.

“Como dice Séneca acerca del amigo: “Le harás fiel si lo consideras fiel.”

  • Argumento de experiencia personal: Se basa en vivencias y experiencias que el emisor ha experimentado.

“Tras una hora de espera, hablé con una señorita que no sabía nada del tema. Acababa de incorporarse de forma temporal a ese puesto.”

  • Argumento de la mayoría o de verdad generalmente aceptada: Es de gran efectividad por tratarse de verdades aceptadas como tales por la mayor parte de la sociedad. Para ello se recurre a proverbios, máximas, refranes, etc.

“Ya se sabe: A quien madruga, Dios ayuda.”

  • Argumento por analogía: Establece una relación entre aquello que pretende demostrar y una realidad distinta pero semejante. Se establece una comparación entre ambas.

“Aunque sea por motivos diferentes, la situación laboral de muchas mujeres de nuestro país es muy similar a la de los inmigrantes: como ellos, han de aceptar trabajos de inferior categoría y cobrar sueldos más bajos”.

  • Argumento ético: Se sustenta en el tópico de la moralidad: “lo moral es preferible a lo inmoral.”

 

RECURSOS LINGÜÍSTICOS DE LA ARGUMENTACIÓN

 

  • La estructuración en párrafos es fundamental. El párrafo es el cauce que sirve para distribuir los diferentes elementos (introducción, tesis, argumentos y conclusión) contenidos en el texto.
  • Uso de conectores que sirven para conectar las diferentes partes del texto argumentativo, delimitan los párrafos entre sí e indican los cambios de contenido en el desarrollo del tema.
  • Empleo de los recursos de repetición que sirven para dar cohesión entre las distintas partes del texto: repetición de palabras, sinónimos, sustitución por pronombres…
  •  La modalidad oracional predominante es la enunciativa, que sirve principalmente para enunciar la tesis. Sin embargo, también son frecuentes los enunciados interrogativos y exclamativos, que muestran la actitud personal del autor ante el tema tratado.
  • Abundancia de verbos de opinión.
  • En cuanto a las estructuras sintácticas, predominan las oraciones subordinadas que expresan causa, consecuencia, condición, finalidad, etc.
  • Son abundantes los adjetivos con un significado valorativo (adjetivos mediante los que el autor da una opinión sobre la palabra a la que se refieren): estupendo, magnífico, pésimo…
  • Frecuente aparición de “tecnicismos” propios de la disciplina de la que se trate, aunque este aspecto siempre depende del tema tratado.
  • Recursos literarios como el símil o la comparación, metáforas o hipérboles.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s